10 de enero de 2020

Y fue tu corazón mi primer tambor de guerra

Soy madre primeriza y soltera.

Conocí al padre de mi hijo con dieciséis años: un chaval de mi edad, un poco gilipollas, lo normal en el barrio. A los 18, ambos seguíamos estancados en la edad del pavo. Ni él ni yo estábamos preparados para ser padres, pero el momento llegó.

El chico se volvió loco, no quiso saber nada de mi ni de nuestro hijo y nos dio puerta. Sus padres se enteraron y decidieron bloquearme a mi y a toda mi familia de todas las redes sociales para evitar "tensiones". Así que con dieciocho añicos tuve que decirles a mis padres ultracatolicos que me había quedado embarazada y mi novio no quería saber nada de mí.

No dijeron nada, mi padre se levantó en silencio y no volví a verle. Mi madre me echó de casa gritando que era una vergüenza para la familia.

Terminé durmiendo en el sofá de mi mejor amiga. Su madre, quien me conoce desde el colegio, habló conmigo. Me dio apoyo, cariño y me cuidó durante todo mi embarazo. Nunca podré agradecerle lo que hizo por mi. Así tuve a mi hijo.

No me arrepiento. A día de hoy mis padres siguen sin hablarme. De vez en cuando mis primos me preguntan por Facebook como me va, se que detrás de ellos mi madre se muere por saber que yo y mi hijo estamos bien, pero no es capaz de pedir perdón ni tampoco de perdonar.

Es difícil, tengo un trabajo, tengo un hijo y apenas veinte años. Y volvería a elegir el mismo camino porque mi pequeño me da la vida y supe que quería tenerlo desde que vi el test en positivo.

Y tras esta experiencia, yo que tanto decía que el aborto nunca es una opción... He comprendido que ser madre es un deseo, no una obligación ni un compromiso ni un capricho.

Todas deberíamos tener la oportunidad de elegir nuestro camino. También de elegir nuestro modelo de familia.

Porque estoy cansada de escuchar "te has jodido la vida", "pero tu hijo necesitará un padre", "con lo joven que eres". 

Anónima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

Sigue la web

Comments

¡Contacta!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *