10 de octubre de 2019

¿Cómo crear un personaje?


PERSONAJES PARTE 1
¿Nombre? ¿Apellidos? ¿Procedencia? Miles de preguntas e incontables respuestas. El primer error que se suele cometer es fijarse en lo físico, lo palpable. Hay un sinfín de posibilidades, y precisamente por ello es demasiado fácil perderse. Uno termina enredado sin siquiera haber empezado el boceto.
No hay fórmulas mágicas, pero se pueden seguir esquemas. Y por eso estoy aquí redactando este post, para desmitificar tres grandes consejos para principiantes que se pueden leer por el internet salvaje.

CONSEJO NÚMERO 1. “ES NECESARIO CREAR UNA FICHA CON TODOS LOS DATOS DE TU PERSONAJE”
Este consejo circula tanto que se ha vuelto fundamental para muchos, incluso numerosas webs proporcionan formularios demasiado detallados y a veces de pago llenos de decenas de preguntas innecesarias: ¿Qué le regalaron a tu personaje en su décimo cumpleaños? ¿A qué edad dio su primer beso? ¿Tiene perro?
Una ficha sin duda útil para el análisis, pero no para la creación. Demasiados datos que pueden construir un gran perfil psicológico, pero que a la hora de la verdad no afectan en la historia. Solo la información relevante aparecerá en la trama, quizá algún dato de más de forma anecdótica. No es un mal método si se considera importante el detalle realista, pero se pierde un valioso tiempo y se perfila al máximo un personaje, normalmente el principal, y se descuidan otros.
Por tanto, centrarse en la vida de uno de los personajes desde que nació hasta el punto en el que interviene en la historia es un desperdicio. Al acabar la ficha se habrán olvidado muchas de las respuestas porque, al final, son irrelevantes.

CONSEJO NÚMERO 2. “ÓLVIDATE DEL FÍSICO”
Es cierto que conocemos al personaje por sus pensamientos y acciones a lo largo de la historia. Como he dicho en el punto anterior, detallarse en lo físico no es lo principal, pero tampoco es un factor a descuidar. Se necesitan ciertos detalles por mínimos que sean. Dejar al aire el físico solo funciona con historias genéricas o abstractas donde el quien es quien importa poco.
Por tanto, si se quiere a un personaje bien caracterizado se le debe dotar de algo especial. “Siempre usa gorra”, entonces si un día no la lleva se sabrá que algo ocurre; “tiene una nariz peculiar”, habrá muchas escenas en que se haga mención a ello y por tanto importa en la historia y el carácter del personaje; “es moreno”, por lo que destacará su procedencia, rasgos, ascendientes, etc. Reducir el personaje a lo físico nos hace construir un personaje plano, si le damos pinceladas en los lugares correctos se podrá conseguir un personaje equilibrado.

CONSEJO NÚMERO 3. “MIDE TODAS LAS ACCIONES DE TU PERSONAJE, SER ESCRITOR DE BRÚJULA SOLO ES PARA EXPERTOS”
Solo puedo decir: QUE GRAN MENTIRA. Lo mejor que se puede hacer si eres principiante es dejar volar la imaginación. Trazar unas cuantas indicaciones es más que suficiente. Lo real, lo bueno, llega de improviso. Es una buena táctica para entrenar. Al tener menos control pueden quedar autenticas maravillas, también autenticas burradas…. ¡Y es genial! ¿Qué mejor forma de ver los errores? Poco a poco se mejorará, lo importante de este ejercicio es crear una visión mayor del propio personaje: “Aquí ha pecado de dramático”, “Aquí hay contradicciones”, “Aquí…”
Releer lo escrito y ver que hay cosas, muchas cosas, mal es un gran paso.

¡Y hasta aquí el análisis de hoy! Si os ha gustado y sobre todo, si os ha sido útil, habrán más partes de ¿Cómo crear un personaje?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar

Sigue la web

Comments

¡Contacta!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *